<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d5892985\x26blogName\x3dZumodeRed\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://zumodered.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://zumodered.blogspot.com/\x26vt\x3d-3047403820988585071', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

enero 26, 2005

Periodismo Digital: horizonte despejado

La semana pasada se celebró la sexta edición del Congreso Nacional de Periodismo Digital. Una veintena de ponentes se reunió en la fría pero acogedora Huesca para contar a 300 periodistas y allegados cómo están las cosas y alumbrar un poco el futuro de los medios. Uno podría recuperar una crónica de una edición pasada y hacer copy & paste cambiando las fechas y nadie lo notaría demasiado. La organización fue como siempre impecable, pero no se avanzó demasiado; el horizonte sigue despejado. Despejado (para bien) porque es límpido, virgen y todo está por hacer, inventar, descubrir... y eso siempre es interesante. Y despejado (para mal) porque año tras año se escucha lo mismo: nadie sabe muy bien a dónde vamos. Caminamos al horizonte y el horizonte se retrasa unos pasos. ¿O no caminamos?

En las conclusiones del Congreso escuchamos la misma incertidumbre presente ya hace un lustro. "La diversidad de soluciones.... es un síntoma de inmadurez del medio. Nadie puede decir qué va a ocurrir dentro de unos años". Además, el Congreso fue menos digital que nunca, hasta el punto que se comentó que esa coletilla sobra, pues "todos, digitales y analógicos, somos periodistas", e incluso porque el periodismo digital, en España, no existe. Hablaron, por ejemplo, los directores de los informativos de las principales cadenas de televisión en España. Y sólo hablaron de dinero; nada de periodismo y menos de Internet. Se ofendieron cuando se apuntó que algo iba mal si los jefes de los telediarios hablaban sólo de pasta; e hicieron mutis cuando les preguntaron por su estrategia en la Red. De nuevo, flotó la precariedad del profesional del medio digital y el aire de superioridad de la prensa tradicional, que "observa al nuevo medio con recelo". Sin embargo, "nadie duda de que el futuro es digital", aunque "mientras ese futuro se construye, los que hoy trabajan en él están peor pagados y valorados que sus colegas de la vieja escuela". Pues eso: seguimos construyendo, seguimos siendo el futuro y nos siguen tratando mal.

Claro que si uno echa una mirada a las cifras entiende que los periodistas hayan clavado su silla en la redacción y miren a la nueva hornada y los nuevos medios con pavor. El periodismo, empujado últimamente por Letizia, está de moda: "33.000 personas estudian periodismo en las facultades españolas y cada año intentan acceder al mercado laboral 5.000 nuevos licenciados". ¿Y cuántos caben?: "Se calcula que hay 25.000 profesionales en activo, de los cuales 1.500 desarrollan su trabajo en Internet. Eso sí, la tercera parte de los profesionales de Internet no tienen siquiera un contrato laboral". Peor imposible. Victoria Prego, tras reconocer su escaso conocimiento de Internet, esbozó un panorama desolador, de periodistas sumisos, sin criterio propio, que bailan al son del poder (del económico, frente al que el poder político da hasta un poco de lástima). Y alentó a los asistentes a una revolución no violenta en la que el profesional debe combatir la manipulación con valor, honestidad y defensa del criterio propio. Lo que no contó Prego es cómo lucha por esa independencia, perdida en los tiempo de la Transición, desde la subdirección del El Mundo.

Sin embargo, la cruda realidad no es capaz de acabar con el optimismo. Es posible vivir de la Red —"al menos, si se logra una publicidad adaptada al nuevo soporte y si pueden venderse servicios especializados"— y ya "basta de lloriquear", se oyó decir al director de elmundo.es, poniendo como ejemplo a ellos mismos, que cuentan con una numerosa redacción propia, ganan dinero y se divierten. Arriba ese espíritu, que "2005 es el año de la publicidad en Internet" y es hora de que las agencias superen su desconfianza. Por tanto, todos coinciden en que el periodismo, el periodismo online y los periodistas podrían estar bastante mejor, pero también la mayoría ve una luz al final del túnel. Ojo, si ves una luz al final del túnel es que estás muerto. Más

sO s s