<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d5892985\x26blogName\x3dZumodeRed\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://zumodered.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://zumodered.blogspot.com/\x26vt\x3d-3047403820988585071', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

diciembre 17, 2004

Vivir del blog (y II)

Recientemente, hablando de la publicidad y los blogs, dejábamos caer que no son lo mismo los blogs personales que los que nacen como negocio. Los primeros, por qué no, pueden tratar de sacar unas perras de publicidad para pagarse alojamiento y conexión (difícilmente la dedicación), aunque a algunos les parezca una perversión. Pero hay otros entre los cerca de 5 millones que configuran la blogosfera que apuestan fuerte desde su creación; no es que tienten a la publicidad y si cuela, cuela, es que existen para ganar dinero. Frente a las predicciones que aseguran que su valor real está en el uso que le den los medios establecidos para mantener sus audiencias, pero que de dinero para los weblogs ‘puros’ nada de nada, hay empresas que se empecinan en demostrar lo contrario. Empresas, sí; ellas mismas no dudan en llamarse blog companies. Las dos más representativas son Weblogs Inc. (de Jason Calacanis) y Gawker (de Nick Denton), que actúan como una incubadora —palabra digna de otros tiempos— de blogs de nicho. Con periodistas especializados al mando de sus blogs, Weblogs Inc. y Gawker gestionan la publicidad para que los autores se dediquen a lo suyo: escribir. ¿Con independencia? Pues esa es la idea, que la lacra de la prensa tradicional no arrastre al los blogs, ni siquiera en experimentos como Jalopnik (de Gawker), patrocinado en exclusiva por Audi. Nada que objetar, en tanto no llegue día (cercano, si no ha llegado ya) en que primero sea el anuncio y después el weblog: "¿Qué blog hacemos para esta campaña?" Entonces será hora de buscar otro nombre para el nuevo invento y no contaminar la blogosfera.

Calacanis sostiene que para unirse al club de los weblogs lucrativos hay que partir de 250.000 páginas vistas al mes. Pues puede ser, pero quien quiera, pues nada cuesta, puede apuntarse al AdSense de Google o a Blogads por si cae algo. Aquellos que escriban por amor al arte (o a sí mismos), pues muchas gracias, de veras; y a los que coloquen anuncios, pues mucha suerte, también de veras. Lo importante es tener algo que contar o vender: montar un buen blog, dejar que madure y cuando tengamos la audiencia, ya veremos. El caso es que los weblogs ya hacen un ruido tremendo y pronto llegarán las nueces: cuando el río suena... Cuando el río suena aparecen los cazadores y los buitres para intentar sacar tajada. Si en Estados Unidos ya hay empresas que pueden jurar que viven de los blogs y son rentables o casi, en España calculamos con optimismo que los anunciantes tardarán sólo un año.. en enterarse de qué es un weblog. En otros dos terminará la fase de desprecio y quizá en el cuarto (2009) tomen la arriesgada decisión de anunciarse en alguna bitácora que haya alcanzado el millón de visitas mensuales. Hay que ser optimistas. Más

sO s s